domingo, 11 de diciembre de 2011

SIMBOLOGIA DE ASME


Existen diferentes clases de diagramas que se adecuan a la naturaleza de la actividad que se está estudiando y a la cantidad de detalles que conviene incluir en la descripción. Entre los diagramas más empleados, se hallan el diagrama de proceso operativo, el diagrama de circulación y el diagrama hombre-máquina. La simbología utilizada en ellos es muy diversa, dependiendo de la entidad que los promueve. Así, es muy conocida la simbología empleada en los diagramas de proceso de ASME (American Society of Mechanical Engineers) siendo los símbolos que representan las cinco situaciones genéricas de las operaciones los representados en la siguiente figura:
FIGURA 2.7. Símbolos de diagrama de proceso de ASME



El diseño de los tiempos invertidos en las diversas operaciones de producción es otro complemento esencial del estudio de los métodos de trabajo. El conocimiento de los tiempos requeridos para ejecutar el trabajo según distintos métodos permite resolver cuál de ellos es el más conveniente. Evidentemente en esta selección hay otras circunstancias que pesan en el momento de decidir cuál es el método de trabajo más aconsejable.
Las garantías de calidad del producto y de seguridad del trabajo son una de estas circunstancias. También deben tenerse en cuenta los costes del proceso productivo, ya que es posible que se obtengan tiempos más breves con métodos que originen mayores desperdicios de materiales o que sean fruto de la incorporación al proceso de elementos muy costosos y desproporcionados con los costes totales mínimos pretendidos en las operaciones.
Existen fundamentalmente cuatro métodos para el estudio de los tiempos, que son el método de estimación, el método de cronometraje, la técnica de tiempos predeterminados, y el muestreo de trabajo. De ellos, el método de estimación se basa en la experiencia y el conocimiento del tipo de trabajo que se realiza. Se utiliza para trabajos no repetitivos tales como reparaciones y grandes obras y proyectos. Es habitual su uso en las técnicas de programación PERT y CPM.
En cuanto al método de cronometraje, se basa en la observación y medición directa de los tiempos de las diversas operaciones y movimientos que integran un trabajo mediante cronómetros especiales. Habitualmente estos cronómetros miden en unidades del sistema decimal y tienen una aguja retrapante para facilitar su manejo. Por otro lado, la técnica de tiempos predeterminados se basa en la división del trabajo en micro movimientos o therblings. Para cada uno de estos micro movimientos se dispone de sus respectivos tiempos según diferentes condiciones recogidas en tablas desarrolladas por diversos investigadores (tablas MTM de estándares de tiempos de movimientos). Conocidos los micro movimientos que integran un trabajo es posible deducir el tiempo estándar de dicho trabajo a partir de los datos facilitados en las citadas tablas mediante la suma de los tempos de los movimientos que lo componen. Este procedimiento tiene espacial aplicación en la estimación de los tiempos de nuevos procesos de fabricación o nuevos productos.
Para terminar, tan sólo decir que el muestreo de trabajo se emplea en la determinación de los tiempos de producción en situaciones especiales en las que las tareas se presentan de forma totalmente aleatoria. Así, se utiliza especialmente para diagnosticar el rendimiento global de una sección o taller, para aplicar sistemas de incentivos colectivos e indirectos, para deducir el porcentaje de tiempo que, del total, se invierte en determinadas tareas, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada